Las partículas observadas en la Antártida evidencian una realidad alternativa. - La Oveja de Van Gogh

Las partículas observadas en la Antártida evidencian una realidad alternativa.


En la Antártida, las cosas suceden a un ritmo glacial. Solo pregúntale a Peter Gorham. Durante un mes a la vez, él y sus colegas observaron un globo gigante que transportaba una colección de antenas flotando por encima del hielo, escaneando más de un millón de kilómetros cuadrados del paisaje congelado en busca de evidencia de partículas de alta energía que llegaban del espacio.

Cuando el experimento regresó al suelo después de su primer vuelo, no tenía nada que mostrar por sí mismo, salvo el extraño destello de ruido de fondo. Fue la misma historia después del segundo vuelo más de un año después.

Mientras el globo estaba en el cielo por tercera vez, los investigadores decidieron repasar los datos del pasado nuevamente, particularmente aquellas señales descartadas como ruido. Fue una suerte que lo hicieran. Examinado con más cuidado, una señal parecía ser la firma de una partícula de alta energía. Pero no era lo que estaban buscando. Además, parecía imposible. En lugar de descender desde arriba, esta partícula explotaba del suelo.

Ese extraño hallazgo se realizó en 2016. Desde entonces, se han presentado todo tipo de sugerencias basadas en la física conocida para dar cuenta de la señal desconcertante, y todas han sido descartadas. Lo que queda es impactante en sus implicaciones. Explicar esta señal requiere la existencia de un universo al revés creado en el mismo big bang que el nuestro y que existe en paralelo con él. En este mundo espejo, lo positivo es negativo, la izquierda es la derecha y el tiempo corre hacia atrás. Es quizás la idea más alucinante que haya surgido del hielo antártico, pero podría ser cierto. ...